Portal de juegos y juegos online escrito por jugadores

Bienvenido al Coliseo!

Espa駉l English Fran鏰is Deutsch

Aqui hablamos de lo que nos gusta, y lo compartimos contigo!

 

Grupo de Steam

 

Sponsor

Sponsor

Recomendamos

Recomendamos




Búsqueda personalizada

League of Legends: Galio


	galio

Salud 1965
Mana 1135
Velocidad 335
Armadura 80
Resistencia m谩gica 30
% de critico 0%
Vida cada 5 seg 20.95
Mana cada 5 seg 19.6
Alcance 125

Ver mas de League of Legends en el Coliseo

Mucho antes de que la Liga regulara esta magia, los magos experimentaban con la creaci贸n de vida artificial. Aunque ahora es algo prohibido, la inculcaci贸n de la raz贸n a los g贸lems era una pr谩ctica relativamente habitual entre los art铆fices m谩s expertos. Uno de estos visionarios era el demaciano Durand. Con una habilidad sin igual para crear seres conscientes, las obras de Durand serv铆an de infatigables guardianes para las ciudades fronterizas de esta querida ciudad estado, protegi茅ndolas de sus vecinos noxianos. Sin embargo, Durand guard贸 para su propia defensa su obra maestra: Galio. Este ser poderoso, forjado a imagen y semejanza de una g谩rgola, lo manten铆a a salvo en sus viajes y le permit铆a llevar a cabo su importante trabajo sin temor a sufrir las represalias de los enemigos de su tierra… hasta que el enfrentamiento con sus duros guardianes termin贸 por provocar la ira del Alto Mando noxiano.

Cuando Durand cruz贸 el Pantano de los Aullidos arrastrando su obra maestra, fue atacado por un amplio grupo de asesinos noxianos. En un evidente estado de inferioridad f铆sica y num茅rica, Galio hubo de presenciar con horror c贸mo los asesinos ejecutaban r谩pidamente a su amo, antes de desvanecerse entre la niebla. Despojado de su raz贸n para vivir, cay贸 en la desesperaci贸n. Durante a帽os permaneci贸 solo, velando los huesos del maestro al que no hab铆a sabido proteger… un monumento literal a su propia eterna verg眉enza. Hasta que un d铆a, una triste pero decidida Yordle con una poderosa corona demaciana se detuvo a descansar bajo la sombra de una gran estatua. Oculto a los ojos de su visitante, ajena a su presencia, Galio estudi贸 a la melanc贸lica muchacha. Parec铆a como si ella tambi茅n soportara una pesada carga. Tan silenciosa y estoicamente como hab铆a llegado, la chica se fue en direcci贸n a Demacia. Este encuentro encendi贸 una chispa en la mirada de Galio. Recordando la causa cuya defensa le hab铆a costado la vida a su maestro, Galio sali贸 de su purgatorio de silencio y sigui贸 la estela de esta valiente criatura. Ten铆a una nueva raz贸n para vivir: unirse a la Liga de Leyendas y luchar por la voluntad de Demacia.

鈥淟a redenci贸n no existe. S贸lo existe la penitencia鈥.





Comentar